Mitos sobre el cabello que es hora de desterrar para siempre

Algunas de las creencias más comunes sobre el cabello no se basan en nada más que en mitos, estos existen en gran abundancia. Las raíces de algunos mitos sobre el cabello vienen simplemente de la imaginación aunque hay otros que tienen parte de verdad. Hay quien cree que la vida útil de los mitos sobre el cabello está inversamente relacionada con lo alocados que son. Sea como sea, ha llegado el momento de conocer los hechos y las respuestas reales. ¿Qué te parece?

 

  • Cambiar de shampoo cada dos por tres deteriora el cabello. ¡Falso! El shampoo debe ser elegido según la necesidad del cabello en función del largo, si es o no graso, si está o no teñido e incluso la época del año. Para verano, por ejemplo, es recomendable usar uno que tenga protección solar. Por otro lado, los beneficios son acumulativos. Es decir, si se emplea un shampoo reparador y el cabello mejora, ese es un buen momento para cambiar a otro hidratante.

 

  • Lavarse el pelo más de tres veces a la semana es perjudicial y hace que se ensucie más. ¡Cierto! En condiciones normales, lo ideal es lavarse el cabello entre dos o tres veces por semana. El manto ácido, la capa protectora de la piel, tarda entre 24 y 48 horas en restaurarse y, a partir de ahí, comienza a ensuciarse (aunque el exceso de grasa o el sudor puede alterar este patrón). En general, lavar con más frecuencia equivaldría a limpiar sin necesidad.

  •  La decoloración es súper agresiva para el pelo. ¡Falso! Aunque es cierto que el cabello se deshidrata, si se hace correctamente, la transformación del cabello puede tener un impacto mucho menor. Eso sí, es necesario tratarlo bien posteriormente con selladores del cabello y neutralizadores del efecto de la coloración.

  •  Los productos de fijación resecan el pelo. ¡Falso! Esta afirmación es falsa. Los alcoholes utilizados en los productos de fijaciión son muy volátiles y se evaporan en el momento en el que aplicamos el producto en el cabello o, incluso, mucho antes.

  • El estrés provoca la pérdida de cabello. ¡Cierto! De media, las personas pierden unos 50 u 80 cabellos cada día que son reemplazados. El estrés puede afectar a este equilibrio entre pérdida de cabello y recrecimiento, provocando una mayor perdida de cabello. Si la caída persiste, consúltalo con un médico.

  • Hay alimentos que frenan la calvicie ¡Falso! El cabello, al igual que la piel y las uñas, se hallan en constante renovación y su metabolismo y regeneración pueden verse afectados si hay falta de ciertos nutrientes. Con todo, los casos de pérdida de cabello relacionados con la alimentación no superan el 1% del total; tampoco está demostrado científicamente que haya alimentos que sean mejores para el cuidado del pelo.

#BeautyAddict

Submit a Comment